Mourinho, con todas las letras

Se le quiere o se le odia. Con el técnico portugués no existe el término medio; hace legión de un lado u otro. Analizamos al actual entrenador del Manchester United

SPGO28

M- MAESTROS

Mourinho aprendió, sobre todo, de dos técnicos: “De Van Gaal tengo la obsesión por la organización. Y de Sir Bobby Robson he aprendido el miedo a no perder. Siempre tenía una frase: cuando tu pierdes un partido no tienes que estar triste, tienes que pensar que en el vestuario de al lado, hay compañeros tuyos que están con una alegría tremenda. Yo no quiero esto porque quiero ganar, pero Bobby no se presiona con la derrota y eso le permite siempre jugar a ganar… Yo he entrenado a Leiria y en Leiria jugábamos para ganar. Perdíamos más pero jugábamos siempre para ganar. Esto tengo de Bobby: jugar siempre para ganar sea una final o un partido de Copa contra un segunda división”.

Pero Mourinho no solo tuvo maestros. De él también han aprendido una gran cantidad de alumnos. Uno de los más destacados es Aitor Karanka, actual entrenador del Middlesbrough. Karanka acompañó como segundo a Mourinho en sus tres años en el Real Madrid. Vilas-Boas también empezó su carrera como acompañante del portugués, al igual que Brendan Rodgers, entrenador del Celtic de Glasgow y ex del Liverpool. Son solo algunos de los alumnos de Mou.

O- ONE

“Por favor, no me llaméis arrogante, soy campeón de Europa y creo que soy un tipo especial”. No hay nadie parecido a José Mourinho en el mundo del fútbol. The Special One. Un entrenador único amado en Inglaterra –esas palabras son del día de su presentación con el Chelsea–, donde muchos comparan su carácter y modo de entender la profesión con Brian Clough, mítico entrenador inglés que llevó al modestísimo Nottingham Forest a ganar dos Copas de Europa y una Premier League. Mourinho también lleva dos entorchados europeos, pero con equipos diferentes: Oporto e Inter. Fracasó en su intento de hacerlo con Real Madrid y Chelsea. Del equipo blue salió totalmente derrotado el pasado mes de enero. Un equipo a la deriva en el que Mourinho denunció públicamente el pobre rendimiento de algunos jugadores, especialmente Hazard y Cesc Fábregas. Como señalan sus más críticos, es el maldito tercer año de Mourinho. Una verdad a medias: es cierto que en Real Madrid y Chelsea ocurrió, pero en Porto e Inter ganó la Champions League y Liga.

Sigue leyendo el reportaje en la página 30 de la revista SPGO 28 o si lo prefieres puedes descargar la edición completa en formato PDF.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.