SPGO 28

Lineaultimaedicion

 

 

spgo27

verrboton
descargarboton

 

 

¡Ya está disponible la #SPGO28!

 

El peaje de la retirada

Los focos desvían su luz, el griterío se escucha de fondo, fuera de escena. Los aplausos se perciben como un eco lejano, apenas imperceptible. El nombre que antes coreaban con voces de distinta gama cromática empieza a teñirse de blanco y negro. La tensión se esfuma, el apremio del tiempo suelta lastre, las lesiones, ese incansable perseguidor, se apea del camino. Toca el turno de reciclarse.

El ocaso puede interpretarse como el final o el preludio de un nuevo amanecer. La carrera profesional del deportista de élite es intensa, efímera y fugaz, es un corto espacio de tiempo salpicado por cientos de experiencias y aprendizajes que transcurren a cámara rápida. En el momento de la retirada, la vida frena en seco provocando que algunos se estrellen contra un presente para el que no estaban entrenados, mientras que otros amortiguan el impacto abrochándose a proyectos que les permiten reiniciar la marcha.

En otros números de SPGO hemos narrado las historias de figuras consagradas que fueron incapaces de enderezar su rumbo tras un pasado fulgurante. El ostracismo puede ser un enemigo insuperable o un fiel aliado para lograr nuevos retos en otros campos sin interferencias. Ese el caso de Juan Carlos Ferrero, todo un número 1 del tenis que se bajó del firmamento con el propósito de seguir fabricando estrellas con las que surtir al panorama tenístico español.

No suele ser fácil ese interludio entre la alta competición y la retirada, un proceso que requiere fortaleza mental, clarividencia y honestidad con uno mismo. Es un destino inevitable para todo deportista, lo único que difiere para ellos es cómo transcurrir hasta él y el peaje a pagar. Algunos deciden circular por un oscuro túnel durante meses y años hasta que el motor se gripa y les obliga apearse en el arcén de un modo precipitado. Otros, como Eli Pinedo, echaron el freno de mano antes de cruzar el umbral de la decadencia. De este modo pudo elegir aparcamiento, Los Juegos de Río, y quién sería su copiloto para el último viaje, sus compañeras de la selección.   cropped-logoo.png