Una rivalidad sevillana a golpe de remo

La capital hispalense puede presumir de tener una gran pasión futbolera con los dos equipos de la ciudad, como son el Sevilla F.C. y el Real Betis Balompié; dos equipos que ofrecen a la ciudadanía sevillana sentimientos, pasiones, enfados y alegrías con cada gol y cada victoria o derrota vivida. La rivalidad no sólo se vive en el campo de fútbol, sino que también en deportes como el remo existe ese derbi. La Regata Sevilla-Betis cumple 50 años ofreciendo encuentros de gran rivalidad entre estos clubes, pero con un escenario idílico como es el río Guadalquivir y a golpe de remo.

SPGO24

La Regata Sevilla-Betis nació un 16 de octubre de 1960, gracias al jugador sevillista Miguel López Torróntegui, que formó parte de la delantera sevillista ‘Stuka’ de los años 40. Las embarcaciones que se usan para esta la prueba, el ocho con timonel, eran barcos caros y no existían en la ciudad. Torróntegui, junto con Miguel Muñoz, representante de la firma Molfort’s, se dirigieron a los clubes de fútbol y estos contribuyeron a adquirir cada uno esta embarcación seducidos por la idea. Por aquella época, los presidentes eran Benito Villamarín, por parte del Real Betis, y Ramón de Carranza, por parte del Sevilla F.C.

Tras la tercera edición, en 1962, deja de celebrarse por problemas de organización. Se reanudó en 1970, desarrollándose de manera ininterrumpida desde entonces. Han sido muchos remeros sevillanos los que han participado en ella defendiendo su pasión y los colores de su equipo. Un historial de regatas en la que los sevillistas dominan con treinta victorias conseguidas, mientras que los béticos llevan diecinueve triunfos cosechados.

Una regata que también adquiere un gran nivel si tenemos en cuenta los remeros que participan. Actualmente, muchos de ellos pertenecen al equipo nacional absoluto y han luchado para conseguir la clasificación olímpica, como los béticos Javier García, Ismael Montes o los hermanos Noé y Antonio Guzmán del Castillo, que han sido los vigentes campeones del mundo en remo de mar.

En el Sevilla, hay un cambio generacional con representantes destacados como el remero de peso ligero Patricio Rojas, o Álvaro Romero, campeón del mundo sub-23 en 2015, en la modalidad de cuatro sin timonel ligero. En la historia más reciente, la embarcación del Real Betis ha sido la gran dominadora consiguiendo los cinco últimos triunfos de la regata.

Esta prueba no se circunscribe solo al ámbito masculino. Existe también la categoría absoluta femenina, donde las remeras verdiblancas y sevillistas demuestran su gran potencial. Aquí la igualdad queda patente, puesto que el Real Betis femenino ha conseguido la victoria en diez ocasiones, mientras que las sevillistas lo han logrado en nueve.

SPGO

Otras categorías donde también se compite son los juveniles masculinos y los veteranos masculinos, en la que se unen los jóvenes remeros que sueñan con llegar a lo más alto de este deporte y los que han llegado a triunfar o competir en anteriores temporadas.

Todos ellos, comienzan la regata en la curva entre San Jerónimo y el Puente de Alamillo, finalizando en el Muelle de las Delicias (aunque, inicialmente, el sentido de la regata era el inverso). Miles de sevillanos pueden presenciar la prueba desde varios puntos de la ciudad, sobre todo en un enclave concreto: la curva de Chapina, situada antes del barrio sevillano de Triana, el emplazamiento clave en el que una de las dos embarcaciones puede alzarse con la victoria final.

Por todo ello, la Regata Sevilla-Betis es pura pasión futbolera y remera a la misma vez. Es la defensa de unos colores y del escudo de un equipo, bajo los mandos de una embarcación y a golpe de remo. Se cumplen 50 ediciones y los sevillanos siguen disfrutando de una rivalidad futbolera en el río Guadalquivir.

SPGO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.