Inicio Entrevistas Andrés Mata

Andrés Mata

 “Es bueno que se luche contra el dopaje y se demuestre a los tramposos que tiene consecuencias”

A sus 23 años, el levantador de peso tinerfeño ha repetido diploma olímpico en Río, 
tras el conseguido en Londres, y ha batido su propio récord de España 
superándolo en cuatro kilos

Dos diplomas en sendas citas olímpicas (Londres y Río), tercero en los campeonatos del mundo junior  y en el Europeo de la misma categoría, ambos en 2012, además de varias veces campeón de España absoluto y ser poseedor en propiedad, y previsiblemente por mucho tiempo, del récord nacional, que ha vuelto a superar en cuatro kilos este pasado mes de agosto en Brasil. Su carta de presentación es extensa y prometedora, especialmente teniendo en cuenta que solo tiene 23 años y un futuro con grandes perspectivas por delante.

Andrés Mata (Valencia, Carabobo (Venezuela), 11 de noviembre de 1992) ha demostrado en Río de Janeiro que su sexto puesto en Londres en la categoría de menos de 77 kilos no fue fruto de la casualidad y que va mejorando sus prestaciones para acercarse al objetivo predilecto de cualquier deportista, colgarse una medalla y subir al podio. Este verano levantó 153 kilos en arrancada y 191 en dos tiempos, modalidad esta última en la que igualó la plusmarca española que él mismo fijó en diciembre de 2012.

No le obsesiona Tokio y aspirar a las preseas en la próxima cita olímpica, ya que en los cuatro años que anteceden a esa cita hay múltiples objetivos ilusionantes, como el Europeo de Croacia del año que viene. Además, es consciente de que cada vez está más caro conseguir marca para asistir a unos JJ OO, de manera que su prioridad es continuar con su preparación en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid para llegar a las grandes competiciones con su mejorversión.

Sexto en Londres, séptimo en Río. ¿Da rabia bajar ese puesto?

No. Yo hice lo que estaba dentro de mis posibilidades y he mejorado mi marca. Estoy muy contento, no tengo ninguna objeción. Lo que pasa es que las circunstancias de la competición fueron más favorables en Londres que en Río y de ahí la posición.

¿Cómo fueron sus días previos antes de competir en los Juegos?

El día antes hay muchos nervios, sobre todo porque hay que descansar ya que casi no se hace entrenamiento o muy, muy ligero. Es el día que peor lo paso. Te tienes que controlar mucho con la comida para dar el peso y encima no tienes distracciones al no poder entrenar ni puedes hacer nada porque no puedes cansarte, así que es un poco agobiante. Los demás días, bien. Estuvimos allí bastantes días haciendo la preparación porque fuimos bastante temprano a Río en comparación con lo que solemos ir a otros campeonatos e hicimos una especie de concentración allí con entrenamientos fuertes y otros no tan fuertes, conocimos la villa, conocimos el ambiente, cómo nos podíamos mover allí para ir al fisio, para recuperarnos bien y todo eso. La verdad que se me pasó bastante rápido en ese sentido.

¿Da tiempo a disfrutar de los Juegos fuera de la propia competición?

Sí da tiempo a disfrutar, lo que pasa es que no te puedes descentrar demasiado de lo que es tu competición, pero sí vas preguntando cómo le va yendo a la gente, cómo hacen ellos para entretenerse o qué hacen ellos a lo largo del día. Yo sí que he hecho mucho en el fisio, que es donde encontrábamos a las personas y en el comedor también. 

Tan joven y dos Olimpiadas… ¿Cuántas más podremos verle?

Si Dios quiere podrían ser dos o podría ser una sola, no lo sé, eso dependerá de cómo se den las circunstancias los dos años previos a Tokio, que serán los clasificatorios para coger las plazas para ir, así que ya veremos a ver qué pasa, si hay un buen equipo y podemos conseguir unas buenas plazas para poder ir varios participantes allí. Eso ya se verá. Cuatro años parece que no pero son bastante tiempo, luego se pasan rápido pero hablar de ello ahora mismo es hablar sin saber.

¿Cuál es el próximo objetivo?

De momento quiero terminar mi formación profesional que estoy haciendo, un ciclo de grado superior de informática, y tengo que hacer unas prácticas en empresa, y luego ponerme a entrenar a finales de año para el campeonato de Europa en Croacia del año que viene, que será a mediados de abril. Ese es el objetivo a corto plazo.

¿Cómo ha vivido los casos de dopaje de las últimas fechas?

Muy contento porque por fin se está haciendo un poco de justicia en este deporte en el que tanto trabajamos nosotros todos los días. Es bastante bueno que se luche contra el dopaje y se demuestre a los países tramposos que eso tiene consecuencias y que pueden estar sancionados durante un tiempo considerable. Ahora mismo Kazajstán, Rusia y Bielorrusia me parece que están sancionados por un año a la espera de lo que diga definitivamente la federación internacional, así que países enteros no van a poder competir a nivel internacional al menos durante un año. Me parece una sanción buena y bastante favorable. Son tramposos y no se debería permitir. También un poco triste porque es triste que se estén volviendo a analizar todas las pruebas de Pekín y Londres ahora y estén saliendo todos esos positivos ahora que alteran tanto los podios de esos campeonatos. Por lo menos se está haciendo justicia. El Comité Olímpico Internacional debería hacer una llamada de atención a la Federación Internacional porque que pase esto a estas alturas del tiempo es una vergüenza.

¿Cómo comenzó su historia en este deporte?

En una galaxia muy, muy lejana… (Risas) Fue hace mucho tiempo, hace unos once años. Empecé con 13 años. No hacía ningún deporte federado, era un chico normal y en una de estas el entrenador de halterofilia pasó por los institutos y fue captando a gente para ir a entrenar allí. En una de esas ocasiones captó a mis primos y yo, como pasaba las tardes con mis primos, un día de esos pasé por el gimnasio, el entrenador me vio y me dijo que empezara a entrenar. Así lo hice hasta que fui enganchándome al deporte y me fueron llevando a viajes nacionales, campeonatos y demás. Es un deporte bastante adictivo, te engancha y supongo que si eres joven más aún.

¿Son suficientes las becas para estar compitiendo con los mejores?

Bueno, sí, son suficientes, pero mejorables. No me parece que un oro olímpico valga solo 94.000 euros con lo que cuesta llegar a ser el mejor del mundo en lo que haces, es algo muy complicado. Probablemente en otras profesiones de la vida se puede ganar mucho más dinero siendo el mejor del mundo en lo que haces. Me parece que es justo entre comillas lo que se da, pero creo que deberían abrir más la veda, dar más bola a los patrocinadores para que se metieran más en el programa olímpico.

Después de Londres pasó una etapa complicada. ¿Cómo fue?

Tomé la decisión de subir de categoría por distintas cuestiones. Yo tenía la creencia de que subiendo de categoría iba a levantar más peso y no iba a sufrir tanto de articulaciones y dolores, pero me equivoqué. Estuve un año intentando subir pero mi cuerpo no pasó de 82 kilos cuando tenía que pasar de 87 kilos. Al final subí un poco la marca pero no fue relevante para la categoría en la que esperaba subir. Tuve unos problemas de rodilla, me tuvieron que operar, una operación menor de los ligamentos de la rodilla, así que como tuve que estar bastante tiempo sin poder comer bien y sin poder moverme perdí mucho peso y al final me dijeron que estar más ligero iba a ayudar a mis rodillas y aproveché y me bajé de categoría de nuevo. Estuve probando unos meses durante varios campeonatos de España que se hicieron en 2014, fui cogiendo de nuevo poco a poco confianza en 77 y viendo que podía volver a mi marca de antes. 

¿Y no se plantea volver a intentarlo?

No. Con el cuerpo que tengo no voy a subir de categoría y espero poder sacar más rendimiento de donde estoy ahora mismo. 

¿Durará su récord de España?

No lo sé, espero que sí. El récord de España de total olímpico lo tengo yo desde hace mucho tiempo ya. Superé el de dos tiempos por 10 kilos, así que no creo que sea fácil de superar ahora mismo. En la cantera hay muy buenos atletas, pero no son de mi categoría concretamente. La verdad que lo veo bastante difícil. Si van a por ese récord no va a ser a corto plazo porque tendrían que subirse a esa categoría y eso tiene un proceso, pero sí que hay buena gente en España para poder levantar unos cuantos kilos. Tengo bastante confianza en mis compañeros.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here