Inicio Entrevistas Miriam Casillas

Miriam Casillas

 “Para la clasificación olímpica he tenido que invertir mucho dinero, pero lo peor es cuando empiezas”

La deportista pacense se ha proclamado campeona de España élite, apenas 
unas semanas después de vivir su debut olímpico en Río de Janeiro

Sábado, 20 de agosto de 2016, playa de Copacabana (Brasil), fecha y coordenadas que permanecerán indelebles en la memoria de Miriam Casillas (Badajoz, 24 de junio de 1992). Por fin tocaba con sus dedos aquella fantasía tan recurrente en sus sueños. Su primera participación en unos Juegos Olímpicos era una realidad con tan solo 24 años. El crono se paraba en 2:05:32 para eternizarla tras rebasar una meta que estuvo carísima para el resto de sus compañeras de selección. La pacense fue la única integrante de la delegación española capaz de finalizar una dura carrera en la que finalizó en 43º posición.

El diagnóstico de la doctora extremeña sobre su actuación olímpica fue positivo, pero prescribiéndose a sí misma más ambición y sacrificio como receta del éxito. Unas pautas que ha seguido de manera estricta, consiguiendo, apenas dos semanas después de su debut en los JJ OO, proclamarse campeona de España élite en Bañolas (Gerona).

2016 ha sido sin duda un año especial para Miriam Casillas, una temporada en la que selló su billete para Río de Janeiro y logró terminar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, sus dos grandes pasiones. Ha sido capaz de compaginar un área tan compleja como la Medicina con un deporte como el triatlón, de gran exigencia.

El triatlón femenino español viene escalando posiciones y ganando enteros; con zancada firme, brazada constante y pedalada incesante, Miriam Casillas va recogiendo el testigo de leyendas como Ainhoa Murua, para garantizar un relevo generacional más que prometedor.

¿Cómo valora el resultado obtenido en Río?

Quizá podía haberlo hecho mejor, pero eran condiciones muy duras, así que me quedé con buen sabor de boca y con ganas de más.

¿Cómo fue la experiencia?

Es algo que no voy a olvidar en toda mi vida, algo muy especial. Fue increíble, estar con tantos atletas en el mismo sitio, tantos deportistas… Un sueño que pude hacer realidad.

¿Y ahora trabajará con los próximos Juegos como telón de fondo?

Hay que ir temporada a temporada pero sí que es verdad que al igual que hace cuatro años no tenía en la cabeza Río, ahora sí que tengo Tokio en la cabeza a largo plazo; lo tengo presente.

Reciente campeona de España, salió todo perfecto ese día

Sí. Es una prueba a la que iba con muchas ganas después de haber competido durante dos años todo prácticamente internacional y no poder estar en el campeonato de España de 2015. Llegaba con muchas cosas aprendidas y ganas de demostrarlas ahí. Fue una prueba que me encantó porque todo el mundo tenía muchas ganas de competir y la actitud del resto de competidoras lo han hecho una victoria especial. Así que acabé muy satisfecha y contenta con esa carrera.

¿Hay mucho nivel?

Sí, y cada vez más. Es un deporte joven y sobre todo en chicas está subiendo el nivel en los últimos tres o cuatro años. En chicos ya hay un nivel muy alto, es importante para el deporte español que sigamos sus pasos.

¿Qué es lo más duro en la preparación?

Lo más difícil es saber sobreponerte a todas las cosas que no están planificadas y que aparecen por el medio, como pueden ser lesiones, o simplemente carreras que no te salen bien, no salen como esperas. Hay que saber superarlo y continuar.

¿Hace falta trabajar tanto la mente como el físico?

En el triatlón, como en otros deportes, se necesita muchísimo la cabeza tanto en la competición como fuera de ella. Tal y como está planteado el circuito y la clasificación olímpica, una de las cosas que más se valora y se premia es la regularidad y la adaptación. Tienes que competir en sitios muy distintos, y cada fin de semana en un lugar diferente del mundo con todo lo que eso conlleva. Al final el mundial es a nueve pruebas, y la clasificación también tiene muchas. Para ser capaz de adaptarse a todas esas cosas es muy importante la cabeza, ser muy estable.

¿Se pueden disfrutar realmente las pruebas?

La carrera de este campeonato de España podría decir que la he disfrutado muchísimo. Hay momentos que no, está claro, pero en esa carrera tuve la posibilidad de disfrutar porque estaba lleno de público que no había tenido en carreras internacionales, al final competir en casa lo echas de menos, y me gustó mucho que en bicis se moviera la carrera, hiciéramos un ataque… La actitud de todas las chicas hizo que incluso cuando estábamos haciendo ese ataque se me pusieran los pelos de punta por estar disfrutando de esa forma.

¿Cómo se adapta el cuerpo para las transiciones de un deporte a otro durante la competición?

Es lo que intentamos entrenar cada día, ya que es lo más difícil del triatlón. No tiene nada que ver con nadar, correr y montar en bici, sino que al unirlo todo lo hace un deporte totalmente distinto. No tiene nada que ver correr con correr después de montar en bici. Nosotros entrenamos las transiciones y luego las competiciones te van poniendo en tu sitio, haciendo que mejores en ese aspecto.

¿Le gustaría realizar un IronMan?

Bueno, por ahora no he hecho ningún IronMan y a corto plazo no tengo intenciones de hacerlo, pero es algo que no descarto.

¿Cuál es su próximo objetivo marcado en el calendario?

Acabo de empezar a entrenar y aún no lo tengo claro. No he cerrado la planificación, pero en principio será correr el campeonato del mundo, el campeonato de Europa y me gustaría preparar la copa del mundo que se disputa este año en Madrid.

¿Cómo llegó al CAR (Centro de Alto Rendimiento)?

Desde que yo era cadete o junior estaba metida en el programa de tecnificación de la Federación Española de Triatlón que, a través de tomas de tiempo y por los resultados de los campeonatos de España, hacíamos unas concentraciones a nivel nacional. Me vine a Madrid el primer año que estudiaba la carrera, con 18 años. En esa época pedí la beca de interna en la Blume, no me la concedieron, pero al final decidí venirme aunque fuera con beca de externa, la cual sí me la permitían, para estudiar y entrenar aquí en el CAR. Este va a ser mi séptimo año.

¿Le ha valido para algo sus estudios respecto al triatlón?

Me han valido de mucho, sobre todo para ser capaz de tener las cosas muy claras, de tener la cabeza siempre en su sitio y saber desconectar de las carreras, o tener otra cosa en la que pensar al terminar de entrenar, o en los momentos malos como puede ser una lesión tener algo que me haga más fácil  continuar.

¿Son suficientes las becas?

Para la clasificación olímpica he tenido que poner mucho dinero, pero bueno, lo difícil es empezar. Cuando empiezas a competir tienes que ponerlo porque poca gente va a invertir en ti.

¿Qué opina del momento que se vivió en Cozumel con los hermanos Brownlee?

Es un tema polémico. Desde el punto de vista médico es una temeridad pero desde el punto de vista humano creo que es lo primero que nos hubiera salido a todos hacer. En cuanto a las normas del triatlón, debería ser, a priori, descalificación, pero la ITU decidió que no por interpretación de esa norma. Es algo de mucho análisis.

Siguen produciéndose desgracias en estas pruebas, ¿algún consejo para los corredores?

Está muy de moda pasar de no hacer nada a correr un IronMan. Creo que lo principal es que la gente vaya con tranquilidad y paso a paso. Que empiecen con objetivos pequeños y que puedas ir cumpliendo. Creo que la clave de todo es ir poco a poco y eso va a hacer que puedas seguir creciendo. Y sobre todo, que según están haciendo triatlón, por ejemplo, que disfruten, que busquen un grupo de amigos o de gente con quien practicarlo.

¿Hasta dónde podrá llegar en el triatlón?

Aunque ya haya ido a unos Juegos Olímpicos creo que estoy empezando a nivel élite. No sé hasta donde podré llegar. De momento me centro en seguir mejorando a nivel internacional para poder disputar pruebas del campeonato del Mundo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here