Inicio Reportajes Un refugiado en el balón

Un refugiado en el balón

Dahoud

Sus padres huyeron del régimen sirio poco después de su nacimiento y llegaron a Alemania, donde se ha convertido en una de las perlas de la Bundesliga

La Convención de Ginebra define a un refugiado como “una persona que huye de su país y no puede o quiere retornar a él por temor a ser perseguido a causa de su raza, de su religión, de su nacionalidad, de sus ideas políticas o de su pertenencia a un determinado grupo social”. En Siria, muchas personas escapan de su país por la guerra en busca de una nueva vida lejos del conflicto. Sufren por dejar atrás los recuerdos y sus casas pero la situación bélica les obliga a abandonarlo todo para empezar una nueva vida en paz. Recorrer miles de kilómetros es la única salida para aspirar a tener un futuro.

Acuden a Europa para encontrar cobijo acechados por una coyuntura que impide la justicia social para muchas personas. Uno de esos países rígidos con la integración de los refugiados es Alemania. Hace veinte años, el país germano acogió a una familia que huía del régimen de Háfez al-Ásad, padre del actual dictador, Bashar Háfez al-Ásad. Esta familia escapó de Amouda, ciudad siria fronteriza con Turquía, donde nació, en 1996, Mahmoud Dahoud, actual futbolista del Borussia Dortmund e internacional alemán. Cuando Mahmoud llegó al mundo, sus padres tuvieron que abandonar su país natal con su primogénito entre los brazos.

Ascenso veloz

Este joven sirio, dio sus primeros pasos en el césped de la mano del Germania Reusrath, club humilde localizado entre Leverkusen y Düsseldorf. Más tarde, fichó por un clásico germano, el Fortuna Düsseldorf. Definitivamente, terminaría recalando, con tan solo catorce años (en 2010), en la cantera del ‘Gladbach’. Cuatro años más tarde, debutó con la primera plantilla en la temporada 2014-2015 contra el FK Sarajevo en la fase previa de la Europa League. Al final de esa temporada, en la que Lucien Favre dirigía el equipo, consiguió debutar en liga en un encuentro frente al otro Borussia, su club actual, el de Dortmund, y así se convirtió en el primer jugador sirio en la historia de la Bundesliga.

El diario deportivo italiano ‘Tuttosport’ le ha nominó para su premio ‘Golden Boy 2016’, galardón que reconoce  al mejor futbolista del mundo menor de veintiún años. El joven sirio empieza a dar motivos de sobra para estar entre los más prometedores. Dahoud es un centrocampista creativo, asociativo, elegante, habilidoso, con un excelso dominio de las dos piernas, gran llegador con un buen disparo y excelente asistente. Su función es dar aire al equipo manteniendo el balón, entregarlo en las mejores condiciones e incluso recuperarlo cuando el equipo no lo posee.

Orgullo Sirio

Mahmoud Dahoud es la bandera siria a través del cuero. Aunque no juega para su país natal, lo representa con orgullo en una de las mejores ligas del mundo, la alemana, y en la competición de clubes más prestigiosa del globo, la Champions League. Aunque o fue fácil decidirse por brillar con Alemania, obviamente las condiciones para jugar con Siria no son nada favorables. Lo que es seguro es que un refugiado de Siria está haciendo realidad su sueño, al igual que sus padres, que gozan de una vida cómoda en el país germano. El fútbol ha permitido a un oriundo de un país en permanente conflicto (golpe de estado, régimen, Primavera Árabe, Guerra Civil, etc.) como Siria tener una vida normal e incluso aspirar a cumplir sus anhelos.

La historia de Mahmoud es solo un ejemplo entre los millones de sirios que han tenido que huir y que sufren situaciones límite para conseguir una vida estable. Dahoud ha tenido mas suerte que la mayoría de sus compatriotas al poder refugiarse de una dramática realidad, con algo que otros solo podemos amar, el balón.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here